lunes, 23 de enero de 2017

Libre ingreso a la Universidad

La propuesta del libre acceso a la universidad mediante la eliminación de la Senescyt y/o la correspondiente prueba de ingreso a la universidad, ENES, caen en el populismo.  Los candidatos no dan detalles y no responden ¿Cómo sería el sistema de selección para el ingreso a la universidad en su gobierno?

Lo primero que cabe mencionar es que los cupos en el sistema universitario público y más en ciertas carreras en específico son limitados. Por ejemplo: para medicina en la Universidad Central solo se ofertan 100 cupos. Esto, quiere decir que independientemente del método de selección que se utilice, si un mayor número de bachilleres, casi 3,000, aspira a estudiar dicha carrera en aquella facultad, habría estudiantes que no lo puedan hacer. Por ende, cabe siempre tener un método de selección para definir quienes sí entran, y quienes buscan otra opción – otra universidad, otra carrera, o definitivamente no estudiar-.

Cuando se piensa en los métodos de selección para el ingreso a una carrera universitaria, se tiene que una opción es por orden de llegada. Es decir, que se haga una fila y que sean las primeras 100 personas que llegan a la Facultad de Medicina en la Universidad Central quienes obtengan el cupo. Otra opción, es escoger al azar por medio de una lotería, es decir poner los nombres de todos los aspirantes en una bolsa y que se escoja uno por uno hasta agotar los cupos disponibles.

Por último, se tiene las pruebas de ingreso a la universidad, que, si bien no son perfectas, son el método más civilizado y justo que se ha diseñado para determinar que aspirantes deben ingresar y cuáles no. Se toma el mismo examen a todos los aspirantes y se ordenan sus resultados del mejor al peor. Esto es lo que ocurrió en medicina para la Universidad Central en 2014, en donde el menor puntaje para ingresar fue de 950. Hubo otras carreras donde se requirió de menores puntajes para obtener un cupo, por ejemplo para Ciencias del Leguaje y Literatura en la misma Universidad Central se ingreso con 756 puntos.    

A nivel mundial, el establecimiento de pruebas para el ingreso a la universidad es lo que ha predominado en los sistemas universitarios de calidad. La razón es que una selección que privilegie la meritocracia se correlaciona con menor deficiencia académica y menor deserción, por ende, un mejor uso de los recursos. Para el sistema universitario no necesariamente lo más relevante es que ingresen muchas personas sino que logren graduarse más personas

En dicho sentido, caben dos tipos de alternativas. La primera: que cada universidad pública establezca su propia prueba de ingreso, aquello es lo que tenía la Escuela Politécnica Nacional y varias universidades más, hasta el año 2010. Los inconvenientes eran que se seleccionaba a los aspirantes que previamente poseían mayores conocimientos por lo que quedaba en duda el verdadero valor agregado de la universidad. Por otra parte, el sistema traía complicaciones para los estudiantes dado que estos usualmente postulan a varias carreras y universidades por lo que debían de realizar varios exámenes, lo que les resultaba más complicado.

La segunda alternativa es que un ente externo establezca una prueba y que aquello sea el insumo utilizado para la selección del ingreso. Cuando es un ente externo a la universidad el que realiza la prueba, caben dos posibilidades: que sea un ente gubernamental como lo es la Senescyt o un ente privado de carácter no lucrativo como es el caso del ETS. Este último, opera a nivel mundial en 180 países elaborando pruebas de aptitudes como lo es el SAT, GRE, TOEFL, TOEIC siendo que un gran número de universidades a nivel mundial las utilizan dentro de sus procesos de selección lo que hace de la competencia por la obtención de un cupo universitario un proceso normal para acceder a una universidad de prestigio y calidad. De hecho la competencia es uno de los factores que elevan la calidad del sistema.

Cabe mencionar que dar la prueba del SAT cuesta 54 dólares mientras que la del GRE cuesta 183 dólares. Es así que la subcontratación de evaluar a más de 200 mil bachilleres todos los años por la vía de un privado costaría como mínimo 10,6 millones de dólares. Hoy dicho costo lo asume el Estado, que buscando mayor eficiencia ha determinado que a partir de 2017, la prueba de acceso a la Universidad ENES y la de evaluación al bachillerato sea unificada en la Prueba Ser Bachiller –detalle que los candidatos tampoco se han percatado porque siguen hablando de eliminar el ENES y con ello captar votos-.    

En conclusión, ante la propuesta de eliminar la prueba del Estado para el acceso a la universidad pública, y entendiendo que los cupos son limitados, urgen las respuestas por parte de los candidatos a las siguientes preguntas: ¿Habrá una prueba de acceso suministrado por algún otro ente Estatal distinto a la Senescyt o Ineval? ¿Sera un ente externo de índole privado el que elabore las pruebas de ingreso a la universidad? ¿Sera una obligación que cada universidad diseñe su propia evaluación de acceso a la universidad? Y finalmente, en caso de que las respuestas sean todas negativas o evasiones ¿Cómo será el sistema de selección para el ingreso a la universidad en su gobierno? ¿Los jóvenes harán filas, o se escogerá al azar por medio de una lotería universitaria?

7 comentarios:

  1. Hay una creciente crítica al uso de high-stakes tests en educación. La premisa subyacente del autor (que exámenes de consecuencias severas son la mejor opción para asignar recursos educativos escasos) es severamente puesta en tela de juicio por muchos investigadores

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos podrias ilustrar cuales son las criticas?

      Así mismo nos podrías ilustrar que universidad de alta calidad no utiliza ni una sola prueba en todo su proceso de admisión?

      Eliminar
  2. Volver al pasado no mil veces, es regresar 20 años atras. El gobierno a hecho todo el esfuerzo para los estudiantes ingrese libremente en cualquier Universidad, solo dando un examen standard, y gratuito.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Ingresé a la universidad central en 1979 en circunstancias similares a las que tu describes. Ingresamos 1200 aspirantes, nos graduamos alrededor de 300, eso es lo que produce el famoso "libre ingreso". El mundo avanza vertiginosamente en ciencia, tecnología y procesos.Ecuador no puede ir en retroceso, hay que avanzar y si se puede mejorar los mecanismos para ingresar a la universidad que por cierto también tienen un tope de cupos y la demanda siempre será mayor.

    ResponderEliminar
  5. Sin ser un experto en educacion pública , pienso que los examenes o pueba de ingreso a la universidad deberian ser por especialidad y elaboradas por las universidades en un 60% y el 40% hacer valer la prueba del bachillerato rendida en los colegios que por ahora es el bachillerato unificado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A eso justamente es a lo que va a ir el sistema. La prueba de Ser Bachiller sera entre el 70% y 90% del puntaje en la admisión, y el resto si sera a critierio de cada universidad siendo que se puede emplear, entrevistas, otro tipo de pruebas, etc

      Eliminar